Cuando ganan pero no sabes si alegrarte o no

Como algunos sabéis tengo un cierto vicio futbolero que viene a llamarse Hércules, aunque de momento no había escrito nada sobre él.

El pasado domingo se dió un resultado de esos sorprendente, aunque no inesperado, que me trajo a la memoria otro de hace ya unos años.

Para poneros en situación, este domingo el Hércules que venía de perder en casa con el colista de la categoría por 1-2 se enfrentaba al Málaga que era 2º en la tabla clasificatoria y firme aspirante al ascenso a 1ª desde hacía ya muchas jornadas. El Hércules ya con casi la permanencia asegurada tampoco es que se jugara mucho, puesto que aún quedaban 4 partidos para conseguir esos 2 puntos necesarios para no bajar de categoría.

Durante la semana previa al Malaga-Hércules en los periódicos locales se comentó la posibilidad de que los otros equipos con posibilidades de ascender a 1ª dieran una cierta cantidad económica al Hércules por ganar en Málaga, incluso un jugador de los mejor considerados por la grada herculana dijo públicamente que estas primas económicas deberían legalizarse.

Finalmente el partido terminó con una victoria herculana por 4 a 6 como visitante en casa del 2º mejor equipo de la liga y sabiendo que la semana anterior habían perdido en casa con el colista. Y ante este resultado yo que hago ¿me alegro o me enfado?

El otro resultado, o mejor dicho, los otros resultados que me han venido a la memoria no son otros que las victorias que conseguimos como local y como visitante frente al Barça la fugaz temporada 96/97 en que el Hércules se arrastró por los campos de primera. Aquella temporada ganamos fuera de casa sólo dos partidos, el de Santander y el del Barça. Además se dió la circunstancia de que el Hércules-Barça fue a 3 partidos para que terminara la liga. Si tenéis curiosidad podéis ver las estadísticas detalladas en el apartado Historia de www.lfp.es.

Poco tiempo después se supo como había sucedido todo (extraído de Viajes en pelota):

… en la Liga 1996/97 estando el Barça en posición óptima para ganar el título, cayó por 2-1 frente al Hércules en el estadio Rico Pérez de Alicante y esa derrota le abrió el camino al festejo al Real Madrid. El Hércules, que ya le había ganado al FC Barcelona en la primera rueda por 2-3, remontando un 2-0, volvió a remontar, esta vez un 0-1, para alzarse con la victoria. En el campo se vio un Hércules que jugó como si le fuera la vida y un Barça sin alma. ¿Por qué? Pues 10 años después de aquel increíble partido y aquella increíble Liga perdida por los azulgrana, se supo que el Madrid primó al Hércules con 3 millones de las viejas pesetas a cada jugador del Hércules (18.000 euros actuales) para que ganaran al Barcelona. En Punto Radio aseguraron la pasada semana que el encargado de entregar el maletín con el dinero fue Santiago Cañizares …

Pero no me enrollo más, el tema es el de la pregunta que lanzaba antes ¿como herculano que debo pensar yo de estas cosas?

Con esas victorias los jugadores no han hecho ningún daño al equipo y han obtenido un resultado que sin ninguna duda es histórico, y a nadie creo que le moleste que un jugador gane un dinero extra. El problema llega cuando comparamos la entrega y esfuerzo que se ha visto en ese partido frente a la que han mostrado en otros encuentros en los que no iban a cobrar tanto y que eran más importantes para su equipo por ser contra rivales directos, es cuando el aficionado se siente engañado por unos jugadores que han jugado mejor cuando cobraban más.

Quizá para saber si es algo éticamente correcto debamos sacarlo del mundo del futbol y del deporte en general y llevarlo a otro entorno laboral que fuera similar.

Supongamos que soy un asalariado de una empresa y otra empresa diferente a la mía me paga por hacer algo normal en mi trabajo pero que le convenga a ella que lo haga bien. Hasta aquí todo parece aceptable pero ¿qué actitud tendré yo cuando haga algo que no se encuentre primado por una empresa diferente a la mía?. Aquí está el quid de la cuestión y no es otro que mi profesionalidad. Si yo he hecho el mismo esfuerzo en los dos casos pero en el caso en que no tenía el plus económico no he podido completar la tarea con éxito aunque he puesto todo mi empeño, pues nadie debería echarme nada en cara porque yo he sido profesional.

Pero ¿qué pasa si he puesto poco empeño en la tarea en que no estaba primado? ¿qué pasa si reiteradamente no he conseguido terminar las tareas normales con éxito y cuando llega una en la que estoy primado lo hago bien? ¿qué haría mi jefe? Pues supongo que le daría exactamente igual pero me acabaría echando por todo lo que he hecho ya mal y por el perjuicio que he causado a la empresa, sin alegrarse nada de que haya conseguido hacer bien una de entre todas las tareas que me encomendó.

El ejemplo puede ser ilustrativo sino fuera porque el mundo del futbol es algo diferente a una empresa. En una empresa normal no tienen cabida los aficionados, nadie que no cobre de Ladrillosa diría “yo soy de Ladrillosa y somos mejor constructora que BobedillasSL, vamos a construir un rascacielos de cien plantas mejor que vosotros”. Nadie, que no sea un afectado, sufre cuando una empresa no consigue terminar un proyecto y decide cancelarlo. Y en el futbol si pasa esto, si hay un aficionado que ha pagado su abono y que ve como el proyecto inicial de mantenerse en 1ª o de ascender se viene abajo a mitad de temporada. Y encima cuando el proyecto ya se ha venido abajo, de repente un día sin esperarlo ya nadie los jugadores demuestran que saben construir.

La opinión más extendida es que mientras los maletines vengan por ganar están bien y algunos incluso piden que se legalicen. No me parece mal pero hay un caso en el que no los permitiría y no es otro que cuando el equipo tercero (el que recibe la prima) haya fracasado ya en su objetivo de la temporada y en ese partido haya mostrado que sabe hacer las cosas bien. En este caso les podría una sanción económica equivalente a lo que han recibido o incluso superior.

Por otro lado, está claro que esto de los maletines es algo que nunca entenderán los aficionados de equipos grandes puesto que su competición se basa en el talonario para fichar jugadores, el talonario para fichar entrenadores o el talonario para pagar primas en las últimas jornadas. Siempre van a verlo desde el lado bueno del asunto y no se les quedará la cara de tontos que se nos queda a los de los equipos más modestos. Y desgraciadamente en el futbol español los modestos pintan poco porque los que venden son los grandes equipos e interesa más concentrar el producto para que así los aficionados borreguiles sean mayoría y consuman mucho (TV, periódicos, merchandising, etc.).

En fin, dentro de unas semanas se juega un Elche-Hércules, el derbi por excelencia de la provincia ya que son equipos de similares características y hay una cierta rivalidad entre ciudades. Para el aficinado es un partido especial, espero que jueguen la mitad de bien que contra el Málaga y también me conformo con la mitad de goles. Es una lástima que el Elche no se esté jugando ya el ascenso, porque en caso de ser así igual alguien querría primarnos al equipo y veriamos un partido de verdad. Me da que será el típico partido aburrido (1-0 ó 0-0) y luego diran que es que era intrascendente ¡¡y el del Málaga qué!!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s